lunes, 28 de febrero de 2011

La vida no es esperar a que pase la tormenta, es aprender a bailar bajo la lluvia

Salta. Grita. Muévete. No te detengas. Equivócate. Aprende a decir NO. Escápate. Arriésgate. Trágate tu vergüenza. Sécate las lágrimas. Súbete a unos buenos tacones. Haz ruido. Derrocha simpatía. Sal con ese alguien que no te conviene. Se espontánea. No sigas las normas. Véngate. Sin arrepentimientos. Sin disculparte. Diviértete. Disfruta el presente. Dile a ese idiota lo que sientes. Ríete hasta llorar. Enamórate. Crea recuerdos. Dí te quiero.
Vive cada momento, cada detalle, cada día como si fuera único y no pienses en el futuro.

domingo, 27 de febrero de 2011

Cara o Cruz

De verdad todas las personas que tenemos a nuestro lado, y que creemos que nos son fieles, ¿son amigos?
Existen personas que por delante dicen una cosa y por detrás otra. Que te dicen algo sobre alguien y luego a ese alguien le hablan como si nada. Que te critican por la espalda y por delante te pone la buena cara. Que engañan a unos y a otros y a todos tiene tranquilos.
No te fíes de la persona que te adula, que te hace la pelota continuamente, o que te sonríe siempre, porque no sabes donde puede estar tu peor enemigo escondido.
No tienes idea sobre bajo que máscara se oculta la cara de quien en realidad quiere hacerte daño.
No es fácil saber quien está jugando contigo por que no son como las películas americanas donde la chica “mala” se sabe que es mala y esta orgullosa de serlo y todas las demás la siguen y hacen lo que la “abeja reina” dice.
En la vida real el juego es mucho más complejo.
Por regla general suelen ser personas que se juntan en tu mismo grupo, y que normalmente te ríen las gracias. Te llaman por teléfono para cotillear y hacer que les cuentes todo. Siempre están a tu lado o por lo menos intentan aparentarlo.
Y un buen día te enteras de que la persona que tú creías que era, esa que tanto te decía lo bien que le caías, en realidad no existe, que bajo esa piel se esconde una verdadera arpía.

¿Por qué juegan así?
No es ni por aburrimiento ni porque tú le hayas hecho algo.
Muchas veces caes mal a alguien sin motivo alguno, solo por tu forma de ser, hablar o vestir.
No podemos pretender caer bien a todo el mundo.

¿Tipos de arpías?
-Pretty little liars. El ejemplo anterior, hacer como que te adoran cuando en realidad no te quieren ni ver. Simplemente buscan ser adoradas y mimadas por las demás y la única forma de obtener la atención de las otras es a través de ti.
Sí, porque como en realidad son unas amargadas de la vida que por sí mismas no pueden buscar ser admiradas (¿Quién las seguiría? Nadie) tienen que utilizarte a ti, y es que, claramente tú das mas juego que ellas.
-Slut. La amiga que por detrás se acuesta con tu novio o con el de tu mejor amiga. (Y tú que pensabas que la corona la sujetabas con tu gracia y no por la cornamenta).
Vamos a ver, ¿Tan bueno está ese chico que no puedes buscarte a otro? O es que, ¿Cómo los otros no te hacen ni caso tienes que ir a por el de tu amiga como una desesperada?
Si está pillado está pillado.
Lo prohibido aunque te tiente debes respetarlo, y te aguantas o te muerdes la lengua. 
-Egoístas. Esta ultima busca el beneficio propio. Es la típica que siempre quiere que estés ayudándola y que la escuches y cuando tu tienes un problema, desaparece con “Lo siento es que estoy liada con un trabajo, te llamo luego ¿vale?” pero no te llama o si lo hace, después de estar media hora contándole porque estás mal, o llorándole por teléfono porque tu novio te ha dejado y tu lo que buscas es consuelo, te dice “Pobrecita, ¿Oye mañana que hacemos? Es que necesito ropa nueva para mi cita del sábado.”
(No, no es que sea sorda, es que práctica para un nuevo papel de “zorra” en la serie Hellcats)

Ni el  malo es tan malo, ni el bueno tan bueno.


martes, 22 de febrero de 2011

Love is in the air...

El amor, es el afecto más puro y sincero que se puede entregar a otra persona, es compartir tu vida y tus momentos, tanto tristes como alegres, con quién tú has elegido.
A simple vista es muy bonito, él te llama, esta pendiente de ti, te cuida si estás mala, y los más románticos te mandan flores, en definitiva es como si tuvieras un ángel guardián.
¿Cómo algo a simple vista sencillo, puede llegar a ser tan complejo?
Por que el amor no es un cuento de hadas, en las que el príncipe azul y la princesa acaban comiendo juntos las perdices. El amor necesita ser alimentarlo continuamente por que si no aparecen los problemas o se acaba.
Cuando aparecen los problemas, es sorprendente ver como algo que era fácil de solucionar se puede transformar en un grano de arena que no tiene vuelta atrás.
Lo mas fácil de sobrellevar cuando llegan esos problemillas son esas pequeñas riñas que son seguidas por las grandes reconciliaciones. Sin esas “peleillas” no sabríamos hasta que punto es para nosotros importante la otra persona o lo mucho que le queremos.

Entonces, ¿Cuáles son los verdaderos problemas?
Son los celos y la desconfianza entre otros, que aparecen cuando se acaban los detalles. Esos, que por simples que parezcan a nosotras nos encantan.
¿Acaso se les acaba el romanticismo? O es que, ¿se cansan de la rutina?
Pasan de las llamadas de todos los días, las típicas llamadas que en las películas aparecen con la frase “cuelga tú primero”, dejan de venir a verte cada día y llega un momento en el que apenas sabes de él.
Te dicen “no puedo quedar por que tengo….(cualquier excusa)” , ahí es cuando nuestra mente entra en juego y empieza a fantasear con “esta con otra, sí, lo sé, lo noto” y es que somos así, pasamos de la felicidad total al “rayamiento” o “emparanollamiento” nos hace imaginarnos cosas raras, cuando a lo mejor en realidad son solo eso “imaginaciones”. Pero tú, aunque sabes que son tus propias paranoias, tienes una mosca detrás de la oreja que te dice “no te ha llamado por que pasa de ti”, “no queda contigo por que no le apetece verte”. Y luego cuando a la mañana siguiente le ves llegar con su bonita sonrisa y te besa, se alejan esas moscas y finalmente piensas “me quiere que tonta he sido”. (En otros casos, quizás llevaran razón las moscas, pero en este pensemos que el chico es fiel y que simplemente nuestra imaginación nos juega malas pasadas).

También hay quien rehúye del amor, la típica persona que dice “no creo en él”.
Estas personas en algún momento de su vida, han tenido una mala experiencia y se crean muros en su corazón incapaces de destruirse. Tienen miedo de volver a sufrir o de que les vuelvan a dejar. No buscan un compromiso a largo plazo y mucho menos quieren enamorarse. Sólo quieren diversiones de una noche, por que piensan que así están a salvo de caer rendida ante las flechas de cupido.
Sin embargo, por muchos muros o espinas que se formen alrededor del corazón, cuando llega esa persona que da su vida por nosotros, en ese momento, desaparece la coraza, por que al fin y al cabo el amor no se puede controlar, no puedes decidir de quien te enamoras o de quien no. Son impulsos involuntarios.

Puede que el amor no siempre sea bueno, pero sin él no seriamos personas, y lo que nos diferencia de las maquinas, es que nosotros tenemos la capacidad de poder sentir.

lunes, 21 de febrero de 2011

Love affair

Todas conocemos el término “amigo especial”, aunque no todas tengamos uno.
Hoy en día tener un amigo así, no es bien visto por toda la sociedad. La moral, la ética siempre nos ha mostrado el sexo como un pecado y ya si añadimos el sexo libre y sin compromiso, se les viene a la mente imágenes de Sodoma y Gomorra, que para nada tiene que ver con el sexo sin ataduras al que hago referencia.  
Incluso entre los jóvenes, que supuestamente somos los más abiertos, también tenemos divisiones de opiniones, unas buenas y otras malas, pero me centraré solo en las malas.
Para este último grupo hacerlo así por que sí, sin amor, es visto como algo malo, como algo de personas “sueltas” o propias de personas que trabajan en la calle. Y yo me pregunto, ¿Por qué?
La respuesta es sencilla, la sociedad así nos lo ha enseñado, si a ti tu madre de pequeño te dice “no hagas esto” (se entiende que es por que esta mal), tú no lo haces, y si lo haces te sientes culpable. Pues es lo mismo, las personas jóvenes (los mayores y ancianos tienen una mente mas cerrada propia de su época, por eso ni me preocupo en mencionarlos) no lo hacen por que creen que es ir en contra de los valores que les han inculcado desde temprana edad.
Obviamente yo no digo que cada día te vallas con un Romeo distinto, no, porque ni yo lo veo bien, pero pongámonos en situación para poder entenderlo mejor.
Tú llevas meses sin poder “jugar con nadie” por que no tienes pareja, y porque un grupo de personas te han dicho que está prohibido hacerlo con un “amigo especial”, ¿tienes que aguantarte por que la sociedad te lo dice o te revelas contra ella? U otro ejemplo, estás en una fiesta rodeada de chicos guapísimos y justamente estás hablando con el chico que te “mola” de toda la vida. Él no quiere nada serio, a ti eso de momento te da igual, tu mente esta pensando “Madre mía que músculos, madre mía que culo tiene”, es decir, esta pensando en todo lo que te pone ese chico, menos en si vas acabar saliendo de la fiesta con él de la mano.
Lo que él si quiere es “intimar” contigo,  ¿lo harías?

Otra cosa que me llama la atención dentro de este tema de los “amigos especiales”, es que las reglas no son iguales para los tíos como para las tías.  
Pongamos los mismos casos de antes.
Un chico esta soltero desde hace, no se, cuatro meses por ejemplo. Este tiene una amiga con la que tiene mucha "confianza" y hace determinadas cosas con ella y se lo cuenta a su amigo. Obviamente la respuesta de su “colega” es “Joder que cabrón estás echo” (entendiendo cabrón como eres el amo)
El caso de la fiesta, ocurre exactamente lo mismo.
Ahora cambiamos al protagonista chico por una chica, tanto en el primer ejemplo como en el segundo, la amiga a la que se lo cuentes podrá decir dos cosas, si tiene una forma de pensar similar a la tuya probablemente te dirá “¿Cómo fue? (querrá saber todos los detalles) pero si piensa totalmente de forma opuesta, su reacción será “pero tía ¿como eres capaz de hacerlo sin amor?, es que no se, yo no sería capaz” (en el fondo te esta llamando “facilona”, pero sutilmente, que no se note que lo deja caer).

Ellos pueden acostarse con todas las que quieran, que siempre quedarán como reyes, como conquistadores. Pero una chica no puede hacer lo mismo, por que siempre quedará como una guarrilla.
Quien fue el primero en crear unas reglas favorecedoras para ellos y desfavorables para nosotras. ¿Por que ellos si tienen derecho a divertirse en estos temas y nosotras tenemos que ser recatadas?
Sin duda alguna, sigue habiendo una gran desigualdad entre chicos y chicas, ellos apenas tienen prohibiciones por el solo hecho de ser chicos, y las chicas, sin embargo, tenemos miles de restricciones.

domingo, 20 de febrero de 2011

Príncipes azules. ¿Existen?

Para llegar a su conclusión, hay que analizar primero los tipos de hombres que existen.
Los hay de tres tipos: los pasotas, los románticos-empalagosos y los chulos.

Empezaremos por los pasotas. Chicos que están contigo pero como si no estuvieran, por que nunca te llaman con la escusa de que no saben demostrar sus sentimientos.
Sabes que estas con él por que de vez en cuando, alguien te lo recuerda y es siempre cuando estas en una fiesta bailando con chicos impresionantes y tu amiga se te acerca y te dice “pero tía, que tienes novio”. ¿Qué pasa que por que tenga novio ya no puedo tener amigos? ¿No puedo bailar con nadie a no ser que sea tía? Una cosa es bailar y hablar tranquilamente con un chico que alomejor es tu amigo y otra cosa es irte con él a su casa para jugar. No confundamos ideas.
Por tanto este tipo de relación es “Ni contigo ni sin ti”, es estar por estar, por que en realidad no tienes nada. Y por mucho que le quieras sabes que o cambia o cada uno por su lado.

Luego están los románticos-empalagosos. Bien, si das con un romántico que no cruce la línea y empiece a ser plasta, ENHORABUENA por que has dado con el chico ideal. Te llama, te hace detallitos, es sensible y está cuando le necesitas. Es como si estuvieras en una película de amor, de esas que te hacen soñar y piensas “ojala tuviera a alguien así”. Aunque seamos sinceras, muchas veces son “situaciones demasiado embarazosas” como por ejemplo, que tu chico para pedirte perdón, se ponga en el balcón a cantarte delante de todo el vecindario, y tu estés pensando “por donde escapo sin que se me vea” porque si canta bien vale, pero, y si ¿canta mal?, mejor no averiguarlo.
Pero sin duda es el que mas se acerca al príncipe azul, es casi el chico perfecto, “casi” por que la perfección no existe.
Dentro de este grupo los hay que se pasan de románticos y, ¿que pasa si cruzan la línea? Que se vuelven obsesivos con lo que haces o dejas de hacer, te llaman cada dos por tres, aunque solo haga 5 minutos que no hablas con él y por tanto no tienes nada interesante que decirle ni nada novedoso. Está SIEMPRE contigo y no te deja ni a sol ni a sombra, quiere saber todos tus pasos y como no contestes o le digas que quieres espacio…piensa que ya no le quieres o estas con otro. Por favor, chicos dadnos un respiro ¿no?  Que si que os queremos, pero también queremos a nuestras amigas, esas chicas con las que solíamos juntarnos y cotillear hasta que empezamos a salir nosotros dos.

Por último, los chulos. Estos son una variante evolucionada a peor de los pasotas.
Tampoco te suelen llamar a no ser que quieran “mambo” y cuando están contigo es como estar con un modelo de la pasarela Cibeles, se miran en los espejos para estar “Divinos” (luego dicen de nosotras) y ya verlos andar es todo un espectáculo.
Cuando estas con él y con sus amigos, te agarra como si fueras un trofeo que debe enseñar a todos los demás, farda de todo lo que “hace contigo” cuando alomejor es el mas principiante de todos los que están allí delante. 
Nunca tiene detalles contigo, pero luego lo soluciona con “si ya sabes que te quiero” o si lo ves riendo y tonteando con otra, su frase estrella es  "para mi no hay otra, solo existes tú” y añaden una cara de angelito, y tú como tonta le perdonas. Y ¿qué vas hacer? Si en el fondo le quieres.

Por tanto, la conclusión es que los príncipes azules no existen, no existe el hombre perfecto, solo los hombres con sus defectos y sus virtudes.