domingo, 20 de febrero de 2011

Príncipes azules. ¿Existen?

Para llegar a su conclusión, hay que analizar primero los tipos de hombres que existen.
Los hay de tres tipos: los pasotas, los románticos-empalagosos y los chulos.

Empezaremos por los pasotas. Chicos que están contigo pero como si no estuvieran, por que nunca te llaman con la escusa de que no saben demostrar sus sentimientos.
Sabes que estas con él por que de vez en cuando, alguien te lo recuerda y es siempre cuando estas en una fiesta bailando con chicos impresionantes y tu amiga se te acerca y te dice “pero tía, que tienes novio”. ¿Qué pasa que por que tenga novio ya no puedo tener amigos? ¿No puedo bailar con nadie a no ser que sea tía? Una cosa es bailar y hablar tranquilamente con un chico que alomejor es tu amigo y otra cosa es irte con él a su casa para jugar. No confundamos ideas.
Por tanto este tipo de relación es “Ni contigo ni sin ti”, es estar por estar, por que en realidad no tienes nada. Y por mucho que le quieras sabes que o cambia o cada uno por su lado.

Luego están los románticos-empalagosos. Bien, si das con un romántico que no cruce la línea y empiece a ser plasta, ENHORABUENA por que has dado con el chico ideal. Te llama, te hace detallitos, es sensible y está cuando le necesitas. Es como si estuvieras en una película de amor, de esas que te hacen soñar y piensas “ojala tuviera a alguien así”. Aunque seamos sinceras, muchas veces son “situaciones demasiado embarazosas” como por ejemplo, que tu chico para pedirte perdón, se ponga en el balcón a cantarte delante de todo el vecindario, y tu estés pensando “por donde escapo sin que se me vea” porque si canta bien vale, pero, y si ¿canta mal?, mejor no averiguarlo.
Pero sin duda es el que mas se acerca al príncipe azul, es casi el chico perfecto, “casi” por que la perfección no existe.
Dentro de este grupo los hay que se pasan de románticos y, ¿que pasa si cruzan la línea? Que se vuelven obsesivos con lo que haces o dejas de hacer, te llaman cada dos por tres, aunque solo haga 5 minutos que no hablas con él y por tanto no tienes nada interesante que decirle ni nada novedoso. Está SIEMPRE contigo y no te deja ni a sol ni a sombra, quiere saber todos tus pasos y como no contestes o le digas que quieres espacio…piensa que ya no le quieres o estas con otro. Por favor, chicos dadnos un respiro ¿no?  Que si que os queremos, pero también queremos a nuestras amigas, esas chicas con las que solíamos juntarnos y cotillear hasta que empezamos a salir nosotros dos.

Por último, los chulos. Estos son una variante evolucionada a peor de los pasotas.
Tampoco te suelen llamar a no ser que quieran “mambo” y cuando están contigo es como estar con un modelo de la pasarela Cibeles, se miran en los espejos para estar “Divinos” (luego dicen de nosotras) y ya verlos andar es todo un espectáculo.
Cuando estas con él y con sus amigos, te agarra como si fueras un trofeo que debe enseñar a todos los demás, farda de todo lo que “hace contigo” cuando alomejor es el mas principiante de todos los que están allí delante. 
Nunca tiene detalles contigo, pero luego lo soluciona con “si ya sabes que te quiero” o si lo ves riendo y tonteando con otra, su frase estrella es  "para mi no hay otra, solo existes tú” y añaden una cara de angelito, y tú como tonta le perdonas. Y ¿qué vas hacer? Si en el fondo le quieres.

Por tanto, la conclusión es que los príncipes azules no existen, no existe el hombre perfecto, solo los hombres con sus defectos y sus virtudes.

5 comentarios:

  1. Llevas razón en lo que pones, no existe nadie perfecto....

    ResponderEliminar
  2. nosotras rozamos la perfección pero.....no,no somos perfectas! jajajaja =)

    ResponderEliminar
  3. un principe azul? yo no quiero a ningun pitufo sabes? xDD
    estoy totalmente de acuerdo contigo hermana =)

    ResponderEliminar
  4. sabes con tu texto ya tocas muchas de las cosas que voy a poner en el texto que me pediste =)
    veras como te sientes reflejada en algunas cosas

    ResponderEliminar
  5. Pues veras el texto que subiré hoy uuu xd

    ResponderEliminar