lunes, 4 de abril de 2011

No soy la típica princesa.

No soy la típica princesa dulce y humilde.
Soy más bien una princesa loca, juguetona, cabrona, problemática, imperfecta, y caprichosa.
La princesa de los días de fiesta y resaca.
La que primero actúa y después piensa.
La que la caga y pierde los papeles a veces.
La más orgullosa y vengativa de todas.
La que no se deja liar fácilmente por un príncipe azul.
La que ama y lucha por lo que quiere.
Una princesa con demasiados vicios que aunque lo intentase, jamás podría llegar a ser esa inocente y estúpida princesa de los cuentos infantiles.

1 comentario: